5ª parte del congreso de catequistas en Roma. (III)

Porque la Iniciación Cristiana es uno de los momentos más adecuados para la catequesis. kerygmática

Pero, ¿por qué precisamente la Iniciación Cristiana puede ser el momento de la catequesis kerigmática? La pregunta es importante porque muchos eruditos pastorales objetarían que el anuncio solo es posible dentro de una catequesis para adultos desconectados del contexto sacramental.

Ellos afirmarían firmemente que la catequesis verdadera y apropiada es la de adultos y con los adultos y no es principalmente sacramental. El anuncio vendría primero y solo más tarde sería oportuno empezar a pensar en los sacramentos .

Pablo VI escribió con gran sabiduría:
 “Sin embargo, nunca se insistirá bastante en el hecho de que la evangelización no se agota con la predicación y la enseñanza de una doctrina. Porque aquella debe conducir a la vida: a la vida natural a la que da un sentido nuevo gracias a las perspectivas evangélicas que le abre; a la vida sobrenatural, que no es una negación, sino purificación y elevación de la vida natural. Esta vida sobrenatural encuentra su expresión viva en los siete sacramentos y en la admirable fecundidad de gracia y santidad que contienen.
La evangelización despliega de este modo toda su riqueza cuando realiza la unión más íntima, o mejor, una intercomunicación jamás interrumpida, entre la Palabra y los sacramentos. En un cierto sentido es un equívoco oponer, como se hace a veces, la evangelización a la sacramentalización. Porque es seguro que si los sacramentos se administran sin darles un sólido apoyo de catequesis sacramental y de catequesis global, se acabaría por quitarles gran parte de su eficacia. La finalidad de la evangelización es precisamente la de educar en la fe, de tal manera, que conduzca a cada cristiano a vivir —y no a recibir de modo pasivo o apático— los sacramentos como verdaderos sacramentos de la fe. “

Evangelii nuntiandi 47

Aquí quiero proponer con fuerza una definición de “adulto” que considero iluminadora, una definición de un adulto que disuelve esta objeción aparentemente fuerte.

He elaborado esta definición a partir de la reflexión y la experiencia y cambia totalmente la perspectivas:

Un adulto es una persona

  • que se ha convertido en padre.
  • para quien la nueva generación es más importante que la suya,
  • el adulto es uno que está listo para morir para que sus hijos puedan vivir .

Aclaramos que la fe cristiana ha descubierto de su Señor el valor del celibato y la virginidad por los cuales, aunque no sean padres biológicos, pueden ser padres y madres espirituales. Cuando se afirma que el adulto es solo el que es padre o madre, se mueve en esta perspectiva cristiana, según la cual él puede dar su vida por las futuras generaciones.

La condición del adulto, de hecho, no está determinada simplemente por el número de años vividos. la psicología a menudo usa el término “adolescencia prolongada” para indicar personalidades “adultas” que no son tales en la realidad de su comportamiento y de sus elecciones .

El adulto no solo:

  • se preocupa por el significado de su vida,
  • no busca una esperanza de inmortalidad solo para él,
  • no solo quiere identificar criterios para ser bueno y justo,

si no que :

  • está preocupado por sus hijos:
    • Él quiere que su vida tenga sentido,
    • Él quiere que ellos elijan lo bueno y que sean felices,
    • él quiere que la muerte no los gane.
    • El adulto incluso está listo para morir, para sacrificarse, para que su propio hijo pueda vivir.

Se podría decir que el adulto tiene una cuestión de fe elevada al cuadrado:

  • no busca la Fe solo para sí mismo, pero
  • si no que la busca aún más para las personas que él ha generado y ama.

El adulto se pregunta qué es bueno transmitir a las nuevas generaciones.

Es por esto que quienes son padres a menudo redescubren su fe:

porque se cuestionan sobre sus hijos, y su futuro, sobre cómo pueden encontrar la felicidad.

Solo una nueva visión de la condición de adulto que lo considera junto con su familia, junto con su cónyuge, junto con sus hijos, hace que la “catequesis de adultos” no sea una mera abstracción.

Si pensamos en un adulto separado de sus hijos o de su cónyuge o de
los abuelos que lo generaron, los veremos como solteros, aislados de sus relaciones vitales, con la consiguiente propuesta de una catequesis compleja y especializada que solo rozaría sus intereses.

Si el adulto es el padre, la Iniciación Cristiana le interesa exactamente porque:

  • le ayuda a vivir su :
    • ser un educador,
    • ser un padre o una madre,
  • lo apoya en:
    • su deseo de transmitir una gran esperanza a sus hijos,
  • lo acompaña en:
    • el amor que tiene para ellos y para el cónyuge por quien da su vida.

La catequesis familiar debe unir la catequesis de adultos y la catequesis de la infancia.

Precisamente la Iniciación Cristiana es una forma de catequesis que concierne al adulto con su familia:

  • los padres se acercan a la fe porque sienten que los niños necesitan un corazón lleno de esperanza y amor y que esta “ampliación” del corazón no puede ser dada por ninguna técnica ni ninguna psicología.

Ciertamente, la Iniciación Cristiana no es la única forma de catequesis, pero es sin duda una de las experiencias más fuertes de catequesis que la Iglesia posee ya que es capaz de involucrar en “Misa” a los adultos.

Otras experiencias son hermosas, pero involucran cantidades muy pequeñas de adultos y no tienen el poder evangelizador de la iniciación cristiana, si están bien propuestos y vividos.

Precisamente la experiencia confirma lo dicho.
Las parroquias pueden testificar que la mayoría de los adultos que se acercan a la Iglesia y redescubren la belleza de la fe – y con ello la misa dominical, la oración, servicio, etc. – Lo hacen a partir de la catequesis de sus hijos.

De hecho muchos catequistas comenzaron su propio servicio inmediatamente después de acompañar a sus hijos en la catequesis .

La catequesis de la Iniciación Cristiana es el lugar donde realmente se lleva a cabo la unión de la Iglesia con las “personas” de padres adultos sencillos. Es hora de cesar de despreciar la iniciación cristiana de niños y jóvenes y, redescubrir su gran dignidad como un lugar clave para el amor que la Iglesia ofrece a los adultos llamados a vivir en familia.

Sull’ecclesiologia “popolare” di Papa Francesco, cfr. A. Lonardo, Papa Francesco e la catechesi dell’Iniziazione cristiana di bambini e ragazzi: primi appunti (I parte), disponibile on-line sul sito del Centro culturale Gli scritti al link. È il grande tema di Gaudete et exsultate.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s