5ª parte del congreso de catequistas en Roma. (II)

Un segundo ejemplo: la primera reunión con los padres.

  • Si se les pregunta a los catequistas: ¿ qué les decís a los padres en la primera reunión de la preparación de la primera comunión de sus hijos?, la mayoría contestan:
    • Tenéis que ir a misa todos los domingos para dar ejemplo a vuestros hijos.
    • Lo más importante es la misa del domingo.
    • La catequesis es más importante que las actividades extra-escolares, competiciones deportivas …
  • Estas consideraciones son:
    • preceptivas.
    • moralistas.
    • presuponen que los padres:
      • tienen fe.
      • han recibido el Kerigma.
      • que ya están convencidos de la novedad y la belleza de la fe
      • que lo único necesario es darles indicaciones morales sobre cómo comportarse en consecuencia.
  • No es que no sean ciertas pero se olvidan que los padres, que ya han bautizado a sus hijos y que, además, quieren ahora que sus hijos se preparen para la Comunión, realmente necesitan volver a entender el corazón de la fe y su belleza.
  • En este modo de relacionarse con los padres se olvidan del Kerigma.
  • Esta forma de proceder nace de la convicción errada de que los padres ya estén convencidos de que vale la pena ser cristianos, ya que ¡acompañan a los niños a la catequesis!

Estos padres todavía necesitan el kerigma. necesitan descubrir día tras día, reunión tras reunión que no hay nada más real y más vivo que ser cristiano.

Por esto, cuando era párroco me divertía decirles a los padres:



“Queridos padres, esperan de mí que les cuente en esta primera reunión que no tiene sentido acompañar a los niños a la catequesis si no les acompañan también los domingo en la misa.

Porque los niños necesitan un testimonio coherente y donde hay inconsistencia crecen con una división interna.

No queridos, no os llamé para deciros esto.

Ustedes son padres y ya saben estas cosas por sí mismos y si os hubiera llamado para esto sería como estar diciendo que sois “tontos”.


No os llamé para deciros que debéis venir a misa, porque ya lo sabéis.

[Y, mientras tanto, ¡ya lo he dicho!]

En vez de eso os he llamado para deciros que habéis hecho bien en traer a vuestros hijos a la catequesis.

Porque , aunque sea inconscientemente, vosotros sabéis que un niño, incluso si tiene salud, trabaja todo el día y tiene todo el oro del mundo, no será feliz.

Porque para ser feliz necesitas que la vida tenga un sentido, necesitas lo que todos debemos saber: que la vida es preciosa y está guiada por Dios.


Si vuestros hijos pensaran que la muerte reina sobre el mundo y que la oscuridad de la noche es la imagen más verdadera de la vida, porque estamos rodeados de la nada, no podrá ser feliz.

No podrá ser feliz si no aprende el perdón de Dios, para saber cómo empezar de nuevo cada vez que se encuentren con el mal en el corazón del otro o en su propio corazón.

No podrán encontrar la felicidad solo en las cosas.


Habéis hecho bien en acompañarlos a la parroquia porque entendéis que lo que más importa en la vida de tus hijos es que tienen un corazón que espera y ama:

Tú sabes que si tienes la certeza de que Dios guía la vida, también puedes estar tranquilo en momentos muy difíciles, mientras que si crees que todo en la vida es inútil, no puedes encontrar el camino de la felicidad.


Hay personas muy enfermas que están tranquilas porque creen en Cristo, y hay también muchas personas muy sanas, con muy buena salud, siempre ansiosas y angustiadas, porque no tienen fe.

Pero como Jesús se encuentra en la Eucaristía, habéis hecho bien en desear que vuestros hijos reciban la comunión.

Lo habéis hecho bien incluso si algunos de ustedes no pudiese hoy recibir la Comunión por una situación de pecado, debe mostrar a los niños lo mejor.

Porque incluso aquellos que estuviesen en pecado, siguen siendo testigos que anuncian donde está la verdadera vida” (*)

  • Este es un ejemplo de cómo la dimensión kerygmatica puede iluminar a los padres al final del primer encuentro.

Tanto los adultos como los niños necesitan palabras y experiencias que les ayuden a comprender porque la catequesis es necesaria y porque es donde se encuentra la alegría

Los padres necesitan un anuncio de la vida incluso antes que las normas o los preceptos morales.

(*) Aquí es esencial mostrar en clave Kerygmatica, en la línea de Amoris laetitia, la recepción completa de Los padres que conviven o se separan y se vuelven a casar, con sus hijos: se debe hacer todo lo posible por acogerlos.

Si para un La profundización de las situaciones de nulidad y un discernimiento personal es bueno que las personas dialoguen con el párroco, es responsabilidad de los catequistas dar la bienvenida, por ejemplo, alentando a los que no pueden recibir la Comunión, para participar en la oración de los fieles, en el ofertorio o en el coro litúrgico o en la colección de la ofrendas o iniciativas de caridad, mostrándoles que realmente pertenecen a la Iglesia y son testigos del Señor, ante todo para sus hijos.

¿Qué hay que saber para preparar bien el primer encuentro con los padres?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s