Curso de religión en año de pandemia: primer trimestre, de octubre a diciembre.

Tras el duro confinamiento del pasado curso donde todo se detuvo en el tiempo, me detuve yo también a reflexionar.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com
  • Los alumnos confinados apenas seguían asignaturas como matemáticas o lengua.
  • Aunque mandaba materiales de religión al correo de los papás, estos estaban tan estresados que mis mensajes eran la última de sus preocupaciones.
  • No recibí ni una sola respuesta, ni retorno de ninguna propuesta.
  • Me quedé con una sensación de frustración porque a pesar de mis intentos no conseguía llegar a mis alumnos.

Todo esto me sirvió para plantearme el nuevo curso, tan lleno de incertezas, dificultades y posibilidades de nuevos confinamientos.

Me marqué dos líneas maestras transversales que podía adaptar sin dificultad a cada grupo de edad:

  • La Biblia
  • El año litúrgico

Este año he tenido la suerte de tener un aula entera para mis clases y he podido utilizar todas las paredes para hacer un calendario litúrgico gigante y avanzar en él a través del dibujo de los niños.

Durante el primer trimestre trabajamos el Antiguo testamento y la cultura y tradiciones del pueblo judío. Me serví del “árbol de Jesé” para recoger lo que iban aprendiendo.

Seguí el orden de las historias que nos conducen al nacimiento de Jesús;

  • La creación y Dios Padre
  • El pecado original
  • Abraham
  • Isaac
  • Jacob y Esaú
  • José de Egipto

Tuvimos que detenernos en José, porque empezamos el adviento y pasamos a hablar de la Anunciación de María, La visita a su prima Santa Isabel, de José, la Navidad ( y Dios Hijo) y la adoración de los reyes.

Me serví de:

Primero puedes explicar tú la historia, para que luego la cuenten ellos y ver lo que han aprendido.

Trabajo de clase:

Cada alumno está confeccionando su propia Biblia. En hojas de colores pegan el símbolo que previamente han pintado y escriben una cita del pasaje debajo. Les animo a decorar cada página con rotuladores, plantillas, purpurina… Al final de curso las encuadernaremos para que cada uno se lleve su propia biblia.

Durante todo el trimestre, los mayores (10 a 12 años), llevaban las hojas en su carpeta de deberes, de manera que, si confinaban a un grupo, podían seguir trabajando en casa y les pasaba todos los materiales por classroom.

Nos preparamos para el adviento explicando el año litúrgico y sus colores. Hicimos una corona de adviento con las manos de todos, desde los más pequeños a los mayores, y explicamos su significado y sus símbolos.

Este año, por motivos pandémicos, no pudimos hacer un gran Belén, pero se llevaron su nacimiento de plastilina y dejamos este encima de la corona de adviento.

Y así terminamos el primer trimestre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s