Evangelio del domingo para niños: S. Marcos 10,17-30.(14/10/18)

Resultado de imagen de el joven rico
Cuando Jesús se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?”.

Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.

Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre”.

El hombre le respondió: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud”.

Jesús lo miró con amor y le dijo: “Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.

El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.
Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: “¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!”.

Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: “Hijos míos, ¡Qué difícil es entrar en el Reino de Dios!. Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios”.

Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”.

Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: “Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible”.

Pedro le dijo: “Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”.

Jesús respondió: “Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.

SABÍAS QUE…

LENGUAJE SIMBÓLICO…

Resultado de imagen de mandamientos
No conocemos el nombre de este chico.
Todos le llaman “el joven rico”.
Era un buen chico, se portaba bien, conocía los mandamientos de la ley de Dios y los cumplía… casi todos.
Le faltaba el mandamiento más importante.
El que va en primer lugar.

Amar a Dios sobre todas las cosas

Le faltaba lo más importante: el AMOR a Dios y a los demás.
Era un egoísta y no estaba dispuesto a compartir nada.

QUÉ ME DICE JESÚS…

Sé que quieres ser bueno y hacer  las cosas bien.

A veces se te hace muy difícil, muy cuesta arriba.

Te olvidas de que te miro siempre con amor.

Estoy contigo, a tu lado. Siempre dispuesto a ayudarte, si tu quieres.

Conmigo no fracasarás. Y si te caes… te daré la mano para que te levantes.

No quiero que te marches triste como el joven rico. Quiero llenarte de amor y felicidad. Cuanto más te vacíes y compartas, mas espacio tendrás para llenarlo de amor y felicidad.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s