Evangelio del domingo para niños:11-6-2017

Hoy celebramos La Santísima Trinidad

 

Evangelio según San Juan 3,16-18.
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»
El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

En Misa leerán este trocito pero si se lee completo se entiende mejor.

Evangelio según San Juan 3,14-21. 
De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto,
para que todos los que creen en él tengan Vida eterna.
Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas.
Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas.
En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios”.

 

SABÍAS QUE…
 
Los israelitas que acompañaban a Moisés en el desierto, camino de la tierra prometida, no confiaban en Dios y en su providencia.
A pesar de que Dios los había librado de la esclavitud de Egipto, de que siempre les daba todo lo que necesitaban y les perdonaba una y otra vez… cuando tenían un problema, desconfiaban y se quejaban de Él.
Una de las veces que desconfiaron, Dios los castigó. Aparecieron unas serpientes venenosas. Algunos judíos murieron y otros quedaron heridos. Entonces se arrepintieron de sus quejas.
Moisés volvió a rezar a Dios pidiendo perdón.
Dios le encargó que hiciera una serpiente de bronce y la pusiera en alto, para que todos pudieran verla y, al mirarla, todos los heridos quedaran curados.
LENGUAJE SIMBÓLICO…
 
Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.  
Si los judíos se curaban al mirar la serpiente de bronce, nosotros lo hacemos al mirar la cruz.
Él murió por nosotros, para salvarnos, pero solo nos curaremos si le miramos, si aprendemos de su amor y creemos en Él.
Dios no nos obliga a mirarle. Somos libres. Podemos escoger, podemos cerrar los ojos… pero entonces no nos curaremos.
QUÉ ME DICE JESÚS…
Yo estoy siempre contigo y quiero verte feliz. Cuando necesites ayuda ¡mírame! y entre los dos buscaremos una solución.
Si necesitas mi perdón, acude al sacerdote, confiésate y volveremos a empezar.
No olvides nunca que te amo con locura.
Hoy celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad. San Josemaría nos da buenos consejos para tratarla.
A los más pequeños les puede gustar esta pequeña catequesis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s